thumb
 16/12/2018

Titulares:

Carnet de la patria genera fuerte controversia en neoespartanos

A A

Humillados, así se sienten los opositores que se vieron obligados a sacarse el carnet de la patria, luego que el Gobierno pusiera a los venezolanos en tres y dos: sobrevivir a un llamado régimen para algunos o conservar la dignidad.


El ya popular “plástico rojo rojito” dejó de ser un objeto que adornaba las carteras de los seguidores del chavismo y ahora lo tienen cientos de ciudadanos que ni en sus peores alucinaciones se figuraron tenerlo en su poder.


“No tengo argumentos para exigirle a nadie que no saque el carnet de la patria; si con eso no va a cobrar la pensión, comer del CLAP ni echar gasolina, entonces que no lo haga… El problema es que el Estado controla todo y si no tienes el carnet no vas pal’ baile”, opina Irma Valbuena, opositora del gobierno.


“Mijito, sin importar los comentarios o sugerencias, me interesaban los bonos o la ayuda económica que el Estado reparte a sus portadores… Yo soy viuda y el carnet me ha sacado de apuro”, describió Yolanda Guerra”, afecta al oficialismo.


Así las cosas, el dilema ha tocado a la puerta de la ciudadanía en general: “¿Lo tramito o no me saco nada?”, se escucha en las esquinas de la ciudad.


“¿Cuánto falta para que el Carnet de la Patria sea el documento obligatorio en Venezuela?... Obligatorio para salir del país, obligatorio para gestionar el pasaporte, obligatorio a la hora de ir a los registros… ¡Casi todo!”, rezongó el colectivo opositor.


En tanto, otros piensan distinto. “¿Qué cuánto falta para que reemplace a nuestra cédula de identidad?... ¡No vale! Esa es tremenda herramienta para paliar la crisis. Defendemos la revolución hoy, mañana y siempre”, dejaron por sentado un grupo de chavistas.


Por todo lo expuesto, surge la pregunta de retórica: “¿Es o no es el carnet de la patria un elemento de coacción para el pueblo venezolano?”… Cada ciudadano tiene derecho a opinar.


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad