thumb
 18/10/2018

Titulares:

Aibo el nuevo perro robot que derretir谩 tu coraz贸n con su precisi贸n mec谩nica

A A

Geoffrey A. Fowler, periodista del The Washington Post, reseñó en un artículo su experiencia con el perro robot Aibo, Aibo (pronunciado tal y como suena), nueva invención que la compañía tecnológica Sony presentó por primera vez en 1999 y que fue descontinuada en 2006 tras una reducción de costos corporativos. El renovado robot sale a la venta en Estados Unidos con características más realistas, inteligencia artificial y una conexión celular con un precio de 2.900$ cada uno. Si estás buscando una justificación para gastar tanto en un juguete, el American Kennel Club afirma que el costo promedio de por vida de un perro es de 23.410$. Además: los perros robot no hacen caca.


- He estado acariciando el estómago del robot. Lo he reprendido por ser un chico muy, muy malo. Y le he sonreído cuando me ha recibido en la puerta.


- ¿Qué es ese sentimiento? ¡Ah, sí! Es amor de cachorro. Y lo sentí por Aibo, un nuevo perro "autónomo" fabricado por Sony.


- ¿Qué es? ¿Un personaje diatópico de Black Mirror? Está abierto al debate. Pero una cosa está clara: la era de los robots cariñosos está despertando, y Aibo ofrece pruebas de que vamos a amarlos.


La cosa es que Aibo, del tamaño de un Yorkshire terrier, puede reemplazar a un perro real. Dejé que el mío jugara con un cachorro real de 7 semanas y me di cuenta que todo lo que puede hacer el robot es una pequeña fracción de que lo hace un perro real. Aibo no puede dar un paseo, ponerse en tu regazo, asumir responsabilidad o dar lametazos de amor verdadero. Aibo no hace mucho. No puede reproducir música o llevar a cabo órdenes como si fuera un altavoz inteligente, aunque esas cosas serían muy bien recibidas.


Sin embargo, aquí está la razón por la cual Aibo importa: a pesar de todas esas limitaciones, me enamoré de él. Tras más de dos semanas con el dispositivo, todas las personas a las que enseñé Aibo se mostraron un poco reverentes. Los productos Amazon Echo y Google Home nos permitieron abrir nuestros hogares a nuevas formas de interactuar con las computadoras. Aibo ofrece una idea de cómo las compañías tecnológicas lograrán que las tratemos más como miembros de la familia. Los robots afectuosos tienen el potencial de darnos confort, enseñarnos y conectarnos con nuevas experiencias, así como también manipularnos de una manera que no se ha hecho antes.


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad