thumb
 14/11/2018

Titulares:

Persisten largas colas para comprar tras el ajuste de precios

A A

Bajo el resguardo de la Guardia Nacional Bolivariana, una multitud de neoespartanos se han congregado en los últimos días en las afueras de algunos establecimientos comerciales de la isla, después que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ordenara a sus dueños bajar los precios en medio de la mayor crisis de alimentos en la nación.


La medida ha obligado a centenas de mercados a reducir los precios a los niveles “justos” a pesar de la hiperinflación que azota al país petrolero.


En un frigorífico ubicado en Porlamar, cientos de personas, incluidos bebés, jubilados y niños con discapacidad, hicieron filas antes del amanecer, en momentos en los que reinó la zozobra continuada. “¡Hay hambre en el pueblo, mano!... ¡Queremos comida!”, manifestaban al unísono, en tanto golpeaban levemente las puertas de la carnicería.


El mandatario venezolano decretó un alza del salario mínimo a 1.800 Bs.S, aunque a la tasa del mercado paralelo crea disyuntivas. Para algunos consultados con esta decisión “la moneda venezolana, el bolívar, se ha debilitado alrededor de un 98 por ciento frente al dólar en el último año”.


Los precios de los alimentos básicos aumentan casi a diario en un país donde ya muchos tasan en dólares su mercancía pese a que la población no tiene forma de comprar divisas debido al férreo control de cambio que mantiene el Gobierno… La pregunta que la gente se hace es: “¿Cuándo acabaran las largas colas para comprar?”. Amanecerá y veremos


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad