thumb
 16/11/2018

Titulares:

Remedios naturales para curar la artritis

A A

Damos por sentada la libertad de movimiento, hasta que se vuelve limitada. La causa de esto para muchas personas es la artritis o la inflamación de una o más articulaciones. Hay dos clases principales de artritis, osteoporosis y reumatoide, que afectan a la articulación de diferentes maneras.


Esos son algunos de los remedios naturales que se recomiendan:


SAL DE EPSOM


La sal de Epsom contiene sulfato de magnesio, que se ha utilizado para aliviar el dolor durante años, principalmente debido a sus altos niveles de magnesio. Necesitarás 1/2 taza de sal de Epsom, agua tibia y un tazón grande.


Llena un recipiente grande con agua tibia y agrega 1/2 taza de sal de Epsom. Agítalo y después sumerge tus articulaciones doloridas en el líquido. Si experimentas dolor en un lugar difícil de sumergir, como las rodillas, intenta bañarte con sales de Epsom. Remoja durante 15 minutos, como mínimo.


Existen diversos remedios caseros para la artritis en las rodillas. Si te preguntas que es bueno para la artritis de rodilla, hay artritis en la rodilla remedios caseros que pueden ser muy beneficiosos.


TÉ DE CÚRCUMA Y JENGIBRE


La cúrcuma y el jengibre son antiinflamatorios que ayudarán con la osteoporosis y la artritis reumatoide. El ingrediente activo de la cúrcuma es la curcumina, un poderoso antioxidante. Además, reduce los niveles de dos enzimas responsables de causar inflamación. Puedes tomarlos en forma de cápsula o preparar un té para disfrutar diariamente.


Debes tener 2 tazas de agua, 1/2 cucharadita de jengibre molido y 1/2 cucharadita de cúrcuma molida. Hierve 2 tazas de agua y 1/2 cucharadita de jengibre molida y cúrcuma molida. Reduce a fuego lento y déjalo reposar durante 10-15 minutos. Cuela, agrega miel al gusto y disfruta dos veces al día. Esto rinde para dos porciones.


ACEITE DE OLIVA EXTRA VIRGEN


Un compuesto principal en el aceite de oliva extra virgen llamado oleocantal inhibe las enzimas inflamatorias COX-1 y COX-2, al igual que la aspirina. Un estudio demostró que 1 cucharada y media es igual a 200 mg de ibuprofeno.


Sin embargo, no todos los aceites son elaborados de igual forma. El calor destruye el oleocantal, por lo que es necesario utilizar aceite de oliva extra virgen o "prensado en frío". La madurez de las aceitunas en el momento de su prensado también determina el nivel de oleocantal.


Necesitas 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Frota un poco de aceite en tus articulaciones doloridas dos veces al día, masajeando suavemente cada una de ellas. También puedes tomar 2-3 cucharadas soperas por día.


HOJAS DE DIENTE DE LEÓN


Con altos niveles en vitaminas A y C, las hojas de diente de león pueden ayudar a reparar el tejido dañado y ayudar al hígado a eliminar las toxinas en la sangre.


Los estudios también han mostrado propiedades antiinflamatorias debido al ácido linoleico. El linoleico es un ácido graso esencial requerido por el cuerpo para producir prostaglandina, que básicamente regula la respuesta inmune y suprime la inflamación. Debido a su participación en las respuestas inmunitarias, el diente de león muestra un gran potencial cuando se trata de tratar la artritis reumatoide.


Debes tener 3 cucharaditas de hojas frescas de diente de león o 1 cucharadita de hojas seca, 1 taza de agua hirviendo, un puñado de hojas frescas (si se hace una ensalada) y una cucharadita de aceite de oliva extra virgen.


Para el té de diente de león fresco, vierte 3 cucharaditas de hojas frescas o 1 cucharadita de hojas secas en 1 taza de agua hirviendo. Cuela y bebe dos veces al día. Puedes agregar miel para endulzar si lo deseas, ya que el diente de león es muy amargo.


Existen una gran variedad de remedios naturales para aliviar la artritis. ¡Sí es posible volver a moverte sin dolor!


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad