thumb
 17/11/2018

Titulares:

Piden mejor trato
Estudiantes invierten todo el día para la compra de boletos estudiantiles

A A
Los estudiantes, y hasta representantes, sufren una odisea para adquirir los boletos estudiantiles en Porlamar, pues las colas para la compra se extienden a menudo causando malestar a quienes tienen que permanecer horas bajo los inclementes rayos del sol.

Pero el calvario no termina allí, pues además de la cantidad de personas que se agrupan en el punto de venta, se le suman las irregularidades en las taquillas que data desde hace varios meses. Según Julián Farías, la máquina de impresión de boletos se daña con cierta frecuencia y esto retrasa el proceso de venta.

"Paso más de 40 minutos para comprar los boletos, y es un problema que sucede desde hace mucho tiempo y no han buscado la posible solución. La idea a mi juicio es que coloquen más taquillas para que se agilice el servicio. A veces no tratan muy bien a quienes compramos los tickets", acotó.

Sin embargo, el mal trato a los usuarios no son las únicas quejas sino también las largas colas que tienen que hacer para adquirir los codiciados 60 boletos estudiantiles, del que afirman que nos les rinden para el mes, pues muchas veces los estudiantes tienen que tomar tres busetas para llegar a su centro escolar.

Al respecto, Jorge Gutiérrez, considera que es una falta de respeto hacia todos, pues tienen que madrugar más de la cuenta y en muchas ocasiones perder todo el día, ya que no alcanzan a comprar el boleto.

"Esto de verdad que es una odisea, es lamentable que se haya convertido en el pan nuestro de cada día y que no hagan algo por mejorar el servicio da dolor. Yo creo que una posible solución sería quitar la compra por el último número de la cédula. En Santa Ana es así y no ocurren estas cosas", denunció Gutiérrez.

Igualmente, Abrahán Gómez, manifestó su descontento, pues señaló que los trabajadores de las taquillas cierran antes de hora y se extienden en el horario de almuerzo, lo que retrasa más aún la compra de boletos.

"Nunca cumplen el horario establecido y entonces uno se tarda más de la cuenta. De verdad que no hay quien regule esto y eche un frenado", expresó el afectado.

Finalmente, los estudiantes del liceo Ángel Noriega Pérez (Pampatar) Albani Díaz y Juan Carlos Rodríguez, quienes se encontraban en la cola manifestaron su descontento hacia Fontur: "Siempre es lo mismo, estamos cansados de llevar sol cada vez que tenemos que comprar los boletos. Quizás colocar otro punto de venta aquí en Porlamar seria una solución", insisten.

 Publicidad
 Twitter
 Publicidad